Alcalde de Ibagué molesto por desorden público en la ciudad.

El Mandatario afirmó que se va a castigar a los indisciplinados que pongan en riesgo la seguridad de los ibaguereños.

El alcalde Andrés Hurtado entregó un balance operativo de control al orden público que se han llevado a cabo de manera conjunta con la Policía Metropolitana y el Ejército Nacional. Esto en busca de preservar la seguridad y garantizar el cumplimiento de la medida de toque de queda en Ibagué.

En diferentes actividades contra carreras clandestinas, las autoridades de tránsito han inmovilizado 60 motocicletas. Además la Secretaría de Movilidad Municipal ha retenido 220 vehículos por transporte ilegal. Frente al bloqueo vial en la calle 60 por parte de algunos conductores de taxi que ocasionó traumatismos en la capital tolimense, el Mandatario afirmó que no se permitirá esta clase de manifestaciones que afectan directamente a los ciudadanos.

Por otra parte, Hurtado se refirió a la celebración de un grupo de hinchas de fútbol, quienes estuvieron reunidos en el parque Murillo Toro, sin cumplir con las mínimas normas de bioseguridad y rompiendo cualquier medida de distanciamiento social. La caravana tuvo que ser disuelta por la Fuerza Pública y dejó como resultado la inmovilización de una tracto mula, dos vehículos de carga y dos automóviles particulares. También, fueron impuestos 16 comparendos por alteración al orden, consumo de licor en espacio público, entre otros.

“No vamos a permitir que sigan perturbando el orden público y la seguridad de los ibaguereños. Castigaremos a los irresponsables y seguiremos velando por el bienestar de los habitantes de nuestra ciudad”, manifestó el Alcalde.

Para finalizar, en la noche del jueves, los Agentes de Tránsito adelantaron puestos de control en varios puntos de la ciudad, con el fin de verificar que se cumpliera el toque de queda nocturno. 13 vehículos fueron inmovilizados por no portar la documentación e infringir la norma.

Juan José Lozano, periodista